top of page

FACTORES QUE FRENAN TU CRECIMIENTO LABORAL.

Para crecer como profesionales es necesario plantearnos objetivos claros y deshacernos de los malos hábitos que limitan nuestro desarrollo.


Es inevitable que al paso del tiempo, involuntariamente dejemos de lado algunas cosas importantes, sobre todo si no acostumbramos planear nuestra vida por objetivos.


La carrera laboral es una de estas cosas importantes que frecuentemente olvidamos perfilar desde un principio y permitimos que fluya sin claridad ni estrategia de hacia dónde nos dirigimos y hasta dónde queremos llegar.


Ya no es sencillo ascender en una empresa por el simple hecho de acumular años de servicio y mucho menos, alcanzar el éxito profesional sólo por nuestra trayectoria.

Si queremos escalar posiciones y destacar en nuestra carrera laboral, la competitividad y el dinamismo de nuestro mundo nos exigen tener una visión muy definida de nuestras metas pero sobre todo, deshacernos y evitar cualquier comportamiento consciente o inconsciente de todo aquello que pueda limitar nuestro crecimiento en el trabajo.


¿Que factores influyen comunmente cuando sentimos que nuestra carrera laboral se encuentra estancada?

1. No fijarse metas

Es imposible trazar una ruta exitosa si ni siquiera sabemos el destino al que queremos llegar. El error es más que obvio, mientras no tengamos claro un objetivo, podemos perder años probando en distintos empleos que incluso pueden no ajustarse a nuestro perfil y resultado de ello, irán demorando nuestro crecimiento. Definir una meta nos ayudará no sólo a avanzar en el sentido correcto sino a saber cuándo es que nos hemos desviado del camino y cómo debemos corregirlo.


2. Responsabilizar a la empresa de tu crecimiento

Nadie es responsable de tu crecimiento profesional más que tú mismo así que no esperes que jefes o colegas se preocupen por impulsarte. Incluso debes considerar que aún cuando tu empresa te ofrezca todas las oportunidades que necesitas para crecer, no servirá de nada si tú no sabes reconocerlas y aprovecharlas. De igual forma, uno debe promover sus ascensos y no esperar a que el resto note nuestras talentos. Tener iniciativa es clave para conseguir el éxito.


3. No invertir en tu desarrollo

Siempre es un buen momento para invertir en el desarrollo de nuevas habilidades. Ya no estamos en épocas en las que podamos darnos el lujo de no tener un plan de capacitación permanente o al menos, de mantenernos actualizados en nuestro campo. A mayor adquisición de experiencias y mayor diversificación de nuestros conocimientos, mayores también nuestras posibilidades de crecer y destacarnos del resto.


4. No promover ni conservar las relaciones laborales

Cuando uno tiene un empleo relativamente estable se olvida de retroalimentar sus relaciones con otros profesionales y de extender sus redes de contactos pero es justamente de los vínculos con otras personas que podemos aprender nuevos conocimientos y encontrar nuevas oportunidades de crecimiento. Las relaciones socio-profesionales siempre son puertas a distintos horizontes.


5. Romper la armonía de la vida personal-laboral

De nada sirve sumergirse en jornadas de sobrecarga laboral y obsesionarse con el trabajo si descuidamos los afectos y las aficiones personales porque pronto seremos presas del agotamiento y la desmotivación. El éxito profesional está profundamente ligado a la satisfacción de nuestra vida personal, la convivencia con amigos y familiares, el descanso, la recreación y todo aquello que nos brinde impulso, paz y equilibrio.


6. Ignorar nuevas oportunidades

Instalarse en una zona de confort puede ser muy peligroso para nuestro crecimiento profesional porque nos impide ver nuevas oportunidades y nos limita a buscar mejores posiciones. Siempre hay posibilidades de crecer aún cuando no esté dentro de nuestro departamento o de la propia empresa. Para superarse, hay que ser visionario.


7. No conservar un registro de tus logros

Siempre hay que estar preparados para crecer pero rara vez le dedicamos tiempo a realizar y tener a la mano una lista de nuestros logros y un currículum actualizado por si surgiera alguna oportunidad. La previsión y la organización son elementos de los que debemos ocuparnos permanentemente si queremos construir una carrera laboral con futuro.

Entradas destacadas
Entradas recientes